PUÉNTING

Salto pendular desde puente con cuerdas de escalada

Y una de las maneras más eficaces de pasar miedo.

Y de salir vivo.

Porque el puénting es seguro.

Muy seguro.

Si se hacen las cosas bien. Y puedes contar con que las hacemos bien, muy bien.

No todas las empresas lo hacen bien. Ni de lejos.

Volviendo a lo del peligro real, tan bajo en los saltos con profesionales.

Te parecerá lo contrario.

Pero también te parecerá lo contrario si escoges viajar en avión en vez de hacerlo en coche. Porque cerca de un 25% de la población tiene PÁNICO a volar.

Es decir, miedo irracional y desproporcionado.

Mientras que solo un 1% de la población tiene PÁNICO a viajar en coche.

Cuando las estadísticas dicen que es mucho más seguro volar que viajar en coche. Incluso si comparamos las probabilidades de accidente por minuto (o por hora, es decir, por unidad de tiempo) de viaje en uno y en otro modo.

Porque una de las cosas más peligrosas es la sensación de seguridad.

El hogar, dulce hogar, es uno de los lugares del mundo de mayor siniestralidad. Aunque te sientas en seguridad. y, precisamente, PORQUE TE SIENTES EN SEGURIDAD.

En el puénting no.

Te sentirás con mucho más adrenalina que saltando desde mucho más arriba, en paracaidismo, por ejemplo. Sobre todo si el salto es tan cerca del suelo como en estos puentes (Ibarra) de Tolosa. Porque son dos, muy próximos, pero dos que ofrecían un péndulo leréndulo de 35m de caída mínima.

Te parecerá increíble, pero es así.

La cercanía de la Tierra, del suelo, y las referencias que nos brinda, añadido a l hecho de que no evolucionamos para tener miedo a estar a miles de metros del suelo pero sí para tener miedo de las caídas con el suelo cerca, generará este curioso efecto.

La manera más barata de saltar desde un puente y salir con vida es esta, el puénting.

Es sí, no has de confundir el puénting con el góming.

Usan materiales distintos, se precisan lugares de salto (porque el puéting es siempre desde puente y solo desde puente, pero el góming no), de diferentes características (por ejemplo, en góming es interesante que haya agua abajo, en puénting para nada, hasta es peligroso al tratarse de un salto pendular donde la velocidad máxima se adquiere en el punto más bajo del salto, justo al contrario que en góming, lo que permite que, en este se pueda saltar tocando agua, que es, además la forma más emocionate de saltar.

Y la más segura (siempre que se salte con la intención de tocar agua o de quedar cerca de hacerlo ya que así, hasta en el improbable caso de romperse la goma (lo que no ocurre si se conoce esta y se trata como es debido) quien sufre el accidente podría salir con vida.

No solo son distintos sus materiales, sus técnicas, sus experiencias, sino también lo son sus respectivos orígenes. Clica aquí para conocer la historia del puénting y clica aquí para conocer la historia del góming.

Ya verás que distintas son ambas historias.

Y probarás lo distintas que son ambas experiencias.